Contáctanos

Comunidades imaginadas: ¿Cómo mantenerse seguros en ellas?

La tecnología nos ha traído nuevas formas de trabajo, nuevas formas de vivir y por lo tanto nuevos riesgos. Por otra parte, las comunidades imaginadas son un conjunto de individuos que comparten ciertos criterios sociales; este grupo interactúa sin tener un territorio físico y un sistema político. Se podría decir que en las redes sociales nosotros hemos creado a un usuario que nos representa en la web, le hemos dado características propias; pero hemos interactuado en ese mundo virtual con comportamientos distantes a la realidad, como podría ser un gusto político o una inclinación a corrientes ideológicas. Por ello, es posible que todos sean parte de una comunidad imaginada, ya que solo necesitan expresar sus perspectivas en una realidad distinta a la vida real, como podrían ser las redes sociales.

 

La seguridad en las comunidades imaginadas

 

Cada acción que tomamos en las redes sociales nos expone a otros usuarios. Toda esta información se recopila en bases de datos que almacenan preferencias, fechas, amigos, ubicaciones y datos personales. Burlar la seguridad de las redes sociales no es sencillo, ya que se necesita un amplio conocimiento sobre la programación de computadoras, y una especialidad en la red de éstas. Pero este no es el único medio
para conseguir información sobre un usuario, ya que, si leemos los términos y condiciones al crear una cuenta de Facebook, por ejemplo, explica claramente que nuestros datos son seguros en la medida de los permisos que le brindamos. Y una clara puerta de acceso es ser amigo de este usuario, con sola esta llave ya podemos conocer mejor al usuario, y si el usuario no es precavido puede brindar información como
números de celular, relaciones familiares, ocupación de trabajo y gustos personales, entre muchos datos más. Estas características la comparten estas redes sociales, pero es decisión de cada usuario dar la facilidad para que sus datos sean vulnerables.

Debemos ser precavidos y cuidadosos con la información que brindamos a las redes sociales, no vincularlas con nuestro historial económico y personal. No debemos volvernos dependientes de las redes sociales y el internet, y lo más importante debemos mantener a nuestras familias informadas sobre nuestra vida en la red.

 

El lado positivo

 

En lo educativo hemos tenido una mejora continua en el análisis y en el uso de información. Por ello el acceso al internet hoy en día se ha convertido en un servicio básico. Un claro ejemplo es Gmail y Moodle.
“Yo trabajo con estas plataformas brindando bibliotecas virtuales, donde puedo evaluar a mis alumnos de manera óptima, ya que puedo hacer comparaciones entre resultados, guardar datos estadísticos como horas de conexión de cada alumno y tiempo empleado para resolver preguntas del curso”, nos manifiesta el Ing. Juan Ventura.

¿QUIERES SABER MÁS DE NUESTRO CONTENIDO?

De conformidad con la Ley N° 29733, Ley de Protección de Datos Personales, la Universidad de Ingeniería y Tecnología le informa que los datos personales que usted nos ha facilitado serán tratados acorde a nuestra Política de Privacidad.